Palacio de la Magdalena

El Palacio de la Magdalena está situado en la península de la Magdalena, frente a la isla de Mouro. Fue construido entre los años 1909 y 1911 para albergar a la Familia Real. Obra de los arquitectos Javier González Riancho y Gonzalo Bringas Vega. Está en el lugar donde estuvo el antiguo fortín de San Salvador de Hano, que protegía la entrada a la bahía. Fue amueblado en 1913, pasando de inmediato a ser residencia de verano del Rey Alfonso XIII y su familia, quienes lo ocuparon regularmente hasta la proclamación de la II República. Declarado en 1982 monumento histórico-artístico, entre 1993 y 1995 fue rehabilitado por el ayuntamiento de Santander.

El Palacio de la Magdalena es el edificio más emblemático de la ciudad de Santander y uno de los más destacados ejemplos de la arquitectura civil del norte de España.

El lugar de la Magdalena no estaba deshumanizado; las excavaciones arqueológicas remontan la presencia humana al siglo I, en época romana, donde se han encontrado unas dársenas y varios objetos. El proyecto de Bringas Vega y González Riancho ganó un concurso convocado por el ayuntamiento.

En las revueltas obreras de Santander en el año 1911, el palacio sufrió parones en su construcción por culpa de las huelgas de sus obreros, no pudiendo ser entregado a la realeza hasta el año 1912.

Una vez acabado el edificio, la propia reina Victoria Eugenia de Battenberg dirigió su amueblamiento y decoración.

Don Juan de Borbón vendió el palacio al ayuntamiento de Santander  en el 1977, volviendo así a su propietario inicial. Aunque previamente ya había sido requisado durante el periodo republicano para instalar la Universidad Internacional, las actividades de esta se detuvieron durante la guerra civil y no recomenzaron hasta el 1938. Durante ese tiempo la sede estuvo en el hospital de San Rafael, actual Parlamento de Cantabria.

En 1932 comenzaron a impartirse en el palacio cursos de verano. Éstos fueron el germen de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, nacida de una original Universidad Internacional de Verano de Santander.

Con la Guerra Civil la Universidad Menéndez Pelayo se instaló en el Hospital de San Rafael, volviendo al palacio a finales de 1949. Desde entonces se han celebrado en el palacio multitud de conferencias y talleres importantes a nivel mundial, exposiciones, certámenes musicales...

El primer nombre que tuvo el palacio fue “Palacio Real”, encajando a la perfección con su utilidad, alojar a la Familia Real.

El estilo del palacio es inglés, realzado y adornado con salientes, balcones, azoteas y otras modificaciones.

En enero de 1909 salió a subasta la construcción del edificio, que obtuvo el contratista Daniel Sierra. En marzo se iniciaron las obras, con un presupuesto de 700.000 pesetas (4.207,08 euros).

Los planos estaban listos, piedra de mampostería procedente de Cueto y con cubierta de pizarra. Planta rectangular (91 m. de largo y 21 de ancho). Cuerpo saliente hacia el norte 20 metros de lado. La obra presentaba cinco niveles: sótano, planta baja, planta principal, ático y desván.

El 4 de septiembre de 1912 la Reina entró por primera vez en su Palacio; el día 7 se procedió a la solemne entrega de la llave del Palacio a Alfonso XIII. En la ostentosa llave estaba grabado el escudo de Santander y las iniciales del matrimonio real: “AB” y “VB”.

El 4 de agosto de 1913 comenzaron los Reyes e Infantes sus veraneos en Santander. El Palacio se amueblaba  cada verano, de manera que la mayor parte del mobiliario no era estable. Muchas piezas se traían en primavera y con frecuencia cambiaban de ubicación. A pesar de su estilo señorial, el Palacio facilitaba el encuentro de los miembros de la Familia Real, mucho más que los palacios en los que habitaban el resto del año. Hacían una vida más en común, incluso teniendo en cuenta los compromisos públicos o privados del Rey. La Magdalena fue residencia veraniega de Alfonso XIII en una época crucial para la historia contemporánea de España, esto fue entre los años 1913 y 1930.

1/9

Península de la Magdalena